Pensamiento estratégico, elemento clave del liderazgo

19/12/17

Hoy en día, un directivo no solo debe destacar en su área de conocimiento, también debe tener una visión global de la empresa y habilidades que ayuden a lograr el éxito de la organización. Liderazgo, pensamiento estratégico o dirección de equipos son cualidades que se exigen a un líder moderno.

Los grandes líderes tienen gran capacidad de análisis, sentido claro de lo que deben hacer para anticipar y afrontar desafíos futuros. Por otra parte, el pensamiento estratégico implica evaluar situaciones, identificar patrones y generar decisiones de negocios importantes.

Algunas personas creen que solo los grandes líderes deben ocuparse del pensamiento estratégico, aunque en realidad todos los integrantes de una organización deben aplicar el pensamiento estratégico para volverse más productivos y eficientes.

La implementación del pensamiento estratégico, el diseño estratégico y el programa estratégico requieren de preparación y planeación.

Un buen líder para una empresa debe ser un profesional que esté constantemente creciendo, perfeccionándose, formándose, alguien proactivo y sobre todo alguien absolutamente adaptable y capaz de realizar sin problemas trabajo en equipo.

La comunicación constante y sistemática con los tomadores de decisiones propicia que éstos mantengan una buena visibilidad del proceso de integración y, sobre todo, que puedan tomar decisiones en forma oportuna. Para lograr esto, es necesario crear foros y canales de comunicación dedicados para dichos tomadores de decisión.

Los líderes a cargo de una integración tienen frente a sí el reto de evaluar la cultura de cada organización y representar de forma balanceada a ambas.

De esta manera, el pensamiento estratégico sirve para resolver problemas, es una herramienta al alcance de todos y lo primordial es que su aplicación permite a las organizaciones prepararse para enfrentar las situaciones que se presentan en el futuro y puede llegar a marcar una diferencia significativa.

Seguir este esquema de pensamiento, te ayudará a orientar tus esfuerzos hacia metas realistas de desempeño.